Los médicos le pidieron hasta en tres ocasiones a Mary, mi esposa, que se preparara porque me podría morir en cualquier momento.