Misa de evangelización en Cádiz, 15 de diciembre 2019

“Dios Padre es más fuerte que cualquiera de nuestros problemas, dificultades o enfermedades”, proclamó con fuerza el padre Vladimir Grigoriev durante su homilía.

El domingo 15 de diciembre por la tarde, en la iglesia de Santiago Apóstol de la capital gaditana, unas cincuenta personas participaban en una Eucaristía animada por varios miembros internos y externos de la comunidad Koinonía Juan Bautista. Sus alegres cantos y la activa participación de la asamblea favorecían la creación de un clima de fe y de apertura.

“Dios Padre viene para rescatarnos y nos hace recuperar aquello que hemos perdido. Por medio de su hijo Jesucristo nos da luz, paz, libertad y una nueva esperanza”, recalcaba el p. Vladimir.

Concluida la Eucaristía, hubo otro momento de oración por las necesidades específicas de las personas presentes y de intercesión por diversas necesidades y situaciones.