Curso Isaías en Santander

El día de 6 de diciembre de 2018 hemos realizado en la parroquia Santa Sofía de Santander un curso llamado «Isaías». Participaron más que 30 personas. Durante un día intenso y rico de experiencia y alegría han podido descubrir la importancia de la Biblia, conocer su historia y entrar en una relación más profunda con la Palabra de Dios. Al final del día nos hemos despedido con una decisión: Dejarnos llenar por la Palabra de Dios, caminar con ella y ser sembradores de la misma. 

Janka

FOTO» 

TESTIMONIOS 

Asistir al curso Isaías ha sido una experiencia muy positiva para mi. Reafirma la importancia que tiene la palabra de Dios para relacionarnos con Él y con los demás hermanos. Este curso aumenta la fortaleza espiritual y nos anima a tener La Biblia como nuestra mejor amiga y compañera de camino hacia Dios. Se profundiza en el conocimiento de la Sagrada Escritura de una forma viva. Doy Gracias a Dios por haber participado en este Curso. ¡Gloria al  Señor!

María Jesús

 

El curso Isaías al que he asistido impartido por la comunidad Koinonía Juan Bautista me ha resultado muy practico y completo para desarrollarlo en un solo día. Era muy interesante profundizar en  los géneros de la Biblia  desde las dinámicas que han impartido, ya que son muy claras y a la vez utilizan unas dinámicas divertidas que nos hacían disfrutar e interiorizar lo que decía la Palabra. También la aportación y explicación de cada miembro de la Comunidad ha sido muy viva, transmitiéndonos lo que saben y lo que viven. Que Dios los bendiga y siga utilizándolos como instrumentos para seguir transmitiendo su PALABRA.

M. Carmen

 

Al comunicarme Merche este curso Isaías: Cómo relacionarse con la Biblia, sentí un impulso, un deseo gozoso de asistir. Después lo llevé a mi oración para confirmar que era señal del Señor de que tenía que ir, e informé a otros hermanos que también se sintieron llamados a venir. Los tres que participamos, aparte de lo qué hemos aprendido y profundizado personalmente en este curso, tuvimos la misma opinión. Que convendría hacer este curso en todas las parroquias, ya que es solo un día, es muy ameno y dinámico. Hemos disfrutado del entusiasmo expresado con palabras y gestos en la explicación de cómo relacionarse con la Biblia. Emoción que nos trasmitía el equipo, fervor que solo es posible tener, quién ha experimentado y recibido en las circunstancias de la vida: alegría, ánimo, sentido y luz en la Palabra de Vida y Verdad, quien ha recibido respuesta divina desde su Palabra, desde la sagrada Biblia. Hemos disfrutado de la alegría comunicada de quién se siente amado, en relación y en diálogo con Dios al leer su Palabra eficaz. Gracias a todos los que hicisteis posible este curso. Gloria a Dios por Vladimir y su comunidad. Paz y bien..

Luis, Pili, Ramona

 

Quiero compartir lo que el Señor me regaló al asistir al llamado de Dios; a través del curso Isaías  puso en mi corazón deseos de sembrar una semilla de la Palabra de Dios, tanto a mis niños de catequesis como a mis vecinos de comunidad a la cual llevó una capilla de la Virgencita. Me siento muy bendecida por el SEÑOR, GLORIA al SEÑOR.

Janeth

 

El Señor se ha derramado con toda su fuerza en este curso Isaías, me ha hecho ver que nos habla en todo momento, que nos ama y nos quiere sabios ante todo. Con este curso he aprendido que debo dedicar más tiempo a orar con la Biblia, con esta amiga que Dios nos ha dado. Es una experiencia que todos deberíamos de hacer, enamorarnos más de su palabra, de su llamada, porque no sólo son palabras vivas sino que sanan, llegan y te seducen. Doy gracias a Dios por haber podido vivir lo y compartirlo en comunidad.
Jessica

 

A mi me tocó especialmente la charla, cuando nos mandaron coger la Biblia y abrazarla. Comprender que es el regalo del Padre Dios para mí. Su testamento. Nunca lo había sentido así. Fue un momento en el que recibí con mucho amor ese testamento. Cómo debemos dialogar con ella. Poner en el trono de nuestro corazón y en el trono de nuestra vida la Palabra de Dios. Cuando Vladimir la llamó «querida mía ¿qué palabra tienes hoy para mí?» Porque nosotros no estamos casados pero si tenemos como amor querido la Palabra de Dios. Llevarla siempre con nosotros y tener una estrecha relación de afecto con ella porque es la historia de la salvación de Dios para mi. He de decir que desde entonces mi visión de la Biblia ha cambiado muchísimo para bien. Gracias miles.
Conchi 

 

Estaba contento, ¡venían a Santander los hermanos de Koinonía a darnos unas enseñanzas sobre Isaías! De entre los libros proféticos del Antiguo Testamento, creo que el de Isaías es el más profundo, más amplio, el más consultado por autores del Nuevo Testamento que buscan las raíces del Evangelio. La cosa promete y se pone interesante… Comienza el curso y parece que la “cosa” se desvía hacia el Libro de Libros, la Biblia. Adelanto que, hacia la mitad del curso, se nos dice: “Isaías es también conocido como el 5º Evangelista” y es que incluso los Apóstoles han buscado en el Libro de Isaías el anuncio profético del Salvador, de la redención, de la proclamación del Evangelio a los paganos y de la salvación por la fe. ¡Isaías anuncia el Kerigma tánto tiempo antes de la venida de Cristo! He leído la Biblia sistemáticamente, no de Génesis al Apocalipsis y en ese orden, pero sí de todos y cada uno de los capítulos de los 67 entre libros y cartas que en ella se encuentran y por más de una vez. Sin embargo, durante este día de curso y a través de todos los comentarios y acciones que se llevaron a cabo, creo que el Espíritu que participó en la revelación de los escritos, estuvo muy activo y para mí supuso un antes y un después en mi relación con “mi Biblia”. Ahora no es una Biblia más, tengo varias que uso en diferentes momentos y sitios, pero ahora cuando sostengo la Biblia para hacer la lectura, ya no es lo mismo, siento mucho más respeto por mi Biblia. Mi Biblia ahora es, diferente: Tiene nombre, es ¡MI BIBLIA!, igual que la tuya, igual que la de todos, pero siento que ésta es la mía. Y la he puesto nombre: mi PUENTE, es el camino de ida y vuelta para mi relación con el Padre y espero que el Espíritu se pasee constantemente en los dos sentidos. Ya sabía que “es la Palabra de Dios”, pero ahora: sé que en ella LEO la palabra de Dios, ESCUCHO lo que Dios quiere decirme en cada una de las circunstancias en que me encuentre y sé que DIOS ME ESTÁ MIRANDO AL MISMO TIEMPO”, y si no entiendo muy bien lo que estoy leyendo… me da igual, otra vez será. ¡Si Dios me mira es ya una gran bendición!Lo mismo ha sido este curso de un día: se hizo escaso en el tiempo pero completo en contenidos, acompañado de cánticos, alabanzas, libertad de expresión, charlas amenas y ungidas, comida compartida y exquisita, y ¡hasta tuvimos puesta en escena, por nosotros mismos, de varios libros de la Biblia! ¡¡Verdaderos artistas!! El Señor me regaló ese día con sembradores eficaces y magníficos que removieron en mí sensaciones un tanto dormidas y certezas ahora confirmadas. Espero que el Espíritu Santo prepare en mí una tierra fértil en donde pueda dar fruto  tantas cosas sembradas. Gracias Koinonía, gracias hermanos.
Jose Ángel.