Curso Felipe en Zamora

Es la primera vez que realizábamos el curso «Felipe» en Zamora. Íbamos con la ilusión de ver cómo el Señor iba a actuar en la vida de los participantes. Desde el primer tema y durante todo el curso veíamos que era el Señor quien estaba hablando directamente a sus vidas. “A nuestra generación nunca nos habían dicho que Dios nos ama”. Esto lo compartió uno de los participantes y confirmó que el Señor verdaderamente estaba dándose a conocer. 
El curso Felipe propone una experiencia con Jesús, un conocerlo por primera vez o renovar la propia relación con Él. Viendo la respuesta de los participantes creo que Jesús se ha dado a conocer o ha sido reencontrado por cada uno de nosotros. Los participantes llegaron con una gran disponibilidad para relacionarse con Jesús. Él se dejó conocer. Como dice el libro de los Hechos de los Apóstoles, después de que al etíope se le anunciara la salvación en Jesús y él la acogiera, “continuó alegre su camino”. Es así como hemos visto a los participantes regresar a sus casas al conocer y reencontrarse con Jesús. 
Bety
 
Para nosotros el curso Felipe ha supuesto una inyección de energía, un reencuentro con el ardor primero que te impulsa a salir de ti mismo y evangelizar. Como Delegados de Familia y Vida, por nuestras cabezas ya pasaban nuevos proyectos de trabajo, pero ahora tenemos mayor disponibilidad para asumirlos y echarlos a andar, mayor fuerza. Por otra parte, el curso nos ha servido también para conocer la Koinonía Juan Bautista, y estamos agradecidos por el testimonio de entrega y de vida en comunidad que anuncia a Jesucristo. Creemos que este curso está adaptado para poder dialogar con la sociedad y la cultura que nos rodea, y esperamos poder seguir acogiendo iniciativas como esta. Muchas gracias por vuestro trabajo.
Carlos y Marta